sábado, 16 de junio de 2007

LA VIOLENCIA

LA VIOLENCIA

DEFINICIÓN.

La violencia puede definirse como el uso abierto o cerrado del elemento fuerza con el fin de obtener de un individuo o grupo (social, económico, político, cultural, familiar, nacional) algo en lo que éste no quiere consentir libremente, es decir, la violencia mantiene un interés que puede ser manifestado de manera implícita o explícitamente.

La violencia se basa en el principio de las relaciones de poder en sentido vertical que plantea la idea de la jerarquización de los individuos o grupos sociales en la interacción social.

La violencia es múltiple y se presenta históricamente en formas diversas e irreductibles. Tiene su propia dinámica, es un hecho social por sí misma y tiende a entrar en una espiral de continuo crecimiento.

VIOLENCIA Y CONFLICTO.
Lo que caracteriza el conflicto es la interacción de dos partes que tienen objetivos e intereses incompatibles.
Lo que caracteriza a la violencia es el uso de la fuerza por una de esas partes (o por ambas) en la resolución del conflicto. La violencia es, por lo tanto, un modo de resolver conflictos.

Tipos de violencia.

La violencia se puede manifestar de diferentes maneras y en distintos contextos. Según el contexto donde se da es posible hablar de: violencia en el trabajo, en las instituciones, en las aulas, en el deporte, en la familia, en un grupo social determinado. Dependiendo de la manifestación de la violencia podemos hablar de: violencia estructural, violencia latente, violencia reactiva, violencia vengativa y violencia compensadora.

Violencia estructural.

Impide las posibilidades de realización corporal e intelectual de una persona o grupos de personas. Es la que priva o impide el acceso a bienes y servicios de primera necesidad, la que restringe o anula las posibilidades de procurárselos.

La violencia estructural puede ser entendida también como la desigual e injusta repartición de los bienes materiales y espirituales entre los miembros de los diferentes grupos que conforman la sociedad, lo cual provoca la privatización de estos bienes en manos de uno o algunos pocos grupos.

En esta línea se puede identificar a la violencia como un sistema de exclusión social y de comportamiento clasista que mantiene una estrecha relación con la negación del desarrollo equitativo.

Violencia latente.

Es la consecuencia directa de la violencia estructural, lo alarmante de la violencia latente es el hecho de evidenciar la situación violenta a través de consecuencias siempre negativas y contrarias al desarrollo humano sostenible que tienden a desestabilizar aún más el orden social, por ejemplo: el hambre, la enfermedad, el analfabetismo, la marginación, la delincuencia, entre otras.

Violencia reactiva.

Sin el objetivo de polemizar su concepción, se puede entender a este tipo de violencia como un hecho positivo en cuanto que se emplea en defensa de la vida, de la libertad, de la dignidad o de la propiedad. Sin embargo, el propósito de utilizar la violencia de manera pacífica para alcanzar la conservación de alguno de estos valores, puede ser mal encauzado y generar más violencia.
Si bien se justifica a través de la defensa ante el daño que amenaza, puede fácilmente emplearse como una reacción vengativa generando un clima de mayor tensión.

Violencia vengativa.

Surge ante la amenaza de la posible pérdida del sentido del propio valor humano; por lo tanto, es evidente que se manifiesta con mayor intensidad en los grupos que han sido privados de un desarrollo cultural o económico equitativo.

Violencia compensadora.

Su empleo corresponde a una situación de anarquía generalmente, ya que su objetivo es superar la falta de poder, desarrollando la capacidad para destruir.

En la acción destructiva se adquiere una sensación de poder. En el destruir el ser humano ejerce poder.

Este tipo de violencia es la principal causa del desequilibrio social consecuencia directa del conflicto de la violencia estructural.

ORIGEN DE LA VIOLENCIA.

Si bien las violencia se utiliza por diversas causas, las más importantes pueden ser agrupadas en:

Violencia y voluntad egoísta.

La voluntad egoísta es la principal engendradora de la violencia, en especial de la de tipo estructural; puesto que es el deseo de concentrar el poder el que lleva a un individuo o a un grupo de estos a limitar a los demás su acceso a las oportunidades de manera justa y equilibrada.

La violencia de género y la violencia infantil encuentran claramente su origen en la voluntad egoísta, puesto que se basan en relaciones de subordinación y de autoridad idealizada que ha sido instaurada a través de los años mediante las estructuras patriarcales y la presencia de los estereotipos sociales.

Precisamente, la sociedad misma se ha encargado de preeminencia sobre los niños y las mujeres al hombre, y, a través de la voluntad egoísta que éste mismo se ha dado, trata de seguir siempre y sin condiciones sus propias inclinaciones y sus propios intereses sin tener en cuenta a los demás y el daño que con ello se les pueda hacer.
Precisamente, la voluntad egoísta deriva en el aprovecharse de los demás cuanto sea posible.

Además, está fuertemente relacionada con un sentimiento de imposición que adquiere formas muy diversas: prepotencia, física, dominación económica o política, sometimiento ideológico o cultural y, en su manifestación más extrema, la existencia de enfrentamientos bélicos o en los que se ponga en peligro la vida humana.

La voluntad egoísta presenta patrones disímiles que generan situaciones injustas y de negación de los Derechos Humanos.

Violencia e injusticia.

Otro origen de la violencia es la desigual distribución de la riqueza, producto de la competencia natural humana.

Entre los seres humanos existe una forma de desigualdad natural, ciertas capacidades y aptitudes que proyectan al individuo a mostrarse en el escenario social de manera más apta para la sobrevivencia; pero, entre los seres humanos también existe una desigualdad artificial; manifiesta en las condiciones socio-económicas de vida y el acceso al desarrollo íntegro.




Violencia y marginación.

La violencia es una consecuencia de la marginación tanto social como cultural, política o entre grupos humanos.

Es así como muchos grupos mayoritarios que han sido empobrecidos socialmente y minorías que han sido vulnerabilizadas, adoptan una posición de violencia reactiva con el propósito de alcanzar el respeto a sus derechos y la equidad e igualdad en el acceso a las oportunidades para el desarrollo.

No es extraño constatar que en nuestra historia nacional, especialmente la reciente, grupos que han sido desprovistos de sus derechos y oportunidades para el desarrollo se están asomando a la vida social y política, a través de organizaciones cuyas estructuras son cada vez más sólidas y están anunciando su existencia y planteando sus reclamos, llegando incluso a veces a manifestarse de manera violenta.

Puesto que, todo ser humano, en principio, tiene la posibilidad de actuar violentamente, y aun más cuando esta posibilidad se combina con situaciones adversas para la existencia.

No es la ignorancia la causa de la marginación, es la privación y la usurpación ilícita de las libertades fundamentales de todo ser humano el eje motor de la violencia por marginación.


SUPERACIÓN DE LA VIOLENCIA

VIOLENCIA Y RESPONSABILIDAD.

Una vía para superar la violencia es tomar conciencia de la parte d responsabilidad personal que tenemos en su surgimiento. Es un deber de todo ser humano propiciar un acceso justo y equitativo a las oportunidades a todos los grupos sociales y, a la vez, que garanticen la inclusión de todo individuo a la vida social.
VIOLENCIA Y JUSTICIA

Las sociedades justas no necesitan de actos de violencia porque garantizan la igualdad de los individuos que la conforman.

La superación de la violencia exige en nosotros, renunciar a la voluntad de poder y de riqueza.

VIOLENCIA E IGUALDAD

Eliminar la discriminación, la vulnerabilización y la empobretización hacia cualquier sector político, económico, social, religioso, cultural o de otra índole.

VIOLENCIA Y SERVICIO
La cooperación debe hacerse efectiva en la superación de los conflictos, es importante trabajar en el fortalecimiento de una cultura de paz que garantice la sobre vivencia de la sociedad.

2 comentarios:

Yekaterina dijo...

Muchas gracias por la imformacion...

Yekaterina dijo...

corrección: información (UPS jeje ^-^)